“El Mejor Lugar del Mundo”, relato corto basado en una fotografía de Xabier Armendariz

El viejo lobo de mar, curtido por mil vientos patagónicos, miraba al aprendiz de grumete con la indulgencia que dan los años. Escudriñaba en los infantiles ojos del –aún- chiquillo, recuperando en ellos las imágenes de todas la batallas ganadas a ese océano del fin del mundo. Había una infinita ternura en la mirada del anciano capitán, tanta como la admiración que despertaba en el grumete. El uno era la sombra reflejada del otro. El aprendiz, la prolongación del maestro. Ambos miraban el estrecho de Magallanes con su infinito color plateado. El uno añorando, el otro imaginando. Abuelo, se atrevió a decir el niño, ¿porque suspiras, tragas saliva y se te llenan los ojos de lagrimas? Las gruesas y morenas manos del hombre tomaron las blancas y pequeñas, las pusieron sobre el timón y esperando el momento justo, cuando se siente el cambio de rumbo de la embarcación, dijo con voz aún firme :-Hijo, algún día estarás sólo a bordo y yo te miraré desde la osa mayor. Algún día descubrirás tus propios mares, recordarás tus propias travesías…ese día sabrás que éste el mejor lugar del mundo, este es el mejor momento, el aquí y el ahora…y no, no son lagrimas son gotas de mar y de horizontes. Ambos seguían mirando hacia adelante. Cuatro manos sobre el timón, un solo marinero…

Hans Hoffmann G:.

xabier-armendariz

Xabier Armendariz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS PROPIOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s