Una imagen

Parecía que el tiempo se había detenido, que las lineas de mi piel, sólo eran el reflejo del sol; flotaba sobre la arena intentando descubrir en cual de esos granos estaba mi niñez.

Playa de Los Molles, Región de Valparaíso, Chile

Regresaba al tiempo del tren de mi infancia, al arrullo de aquel juguete descolorido que me acompañó hasta que la ventana me descubrió la verdad de la navidad. Volvía a recorrer los empolvados caminos que me llevaron a conocer a un compañero de juegos  que me enseño la verdadera dimensión de la palabra amistad…hasta sus últimas consecuencias. Me había hecho mayor, o eso al menos parecía. La playa me guiaba entre mis recuerdos de pocos colores, un azul por aquí, un verde por allí y el olor…¡aaah el olor! ese aroma de inocencia que huele a canela, a leche recién ordeñada a lana recién tejida. Yo seguía siendo aquel niño del tren de la noche, el del amigo que me despertaba con sus balidos, aquel que se durmió para siempre cuando supo que no regresaría…hasta 40 veranos mas…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS PROPIOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s