QUO VADIS CHILE, una mirada antes del terremoto.

El siguiente artículo fue escrito en septiembre de 2009 y enviado a periódicos chilenos, aunque seguramente no publicado.  Es un artículo-reflexión, inmediatamente posterior a los debates políticos televisados, en  donde se confrontaban las propuestas de los candidatos a la Presidencia de Chile : Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Jorge Arrate MacNiven, Marco Enríquez Ominami y Sebastián Piñera Echenique. Como es sabido, éste último ganó a Eduardo Frei en una segunda vuelta. Volviendo -después de 50 años- a gobernar Chile -vía elecciones – una coalición de partidos conservadores.

Lamentablemente algunas de las ideas vertidas fueron finalmente premonitorias, algunas fatalmente visionarias.

¿QUO VADIS, CHILE?

Querer ir –hacia donde sea- implica una resolución, la resolución se adopta tras una reflexión y el acto de reflexionar se basa en el análisis de lo que se escucha, no de lo que se oye, de lo que se lee, no de lo que se mira, de lo que infiere de las conductas mas allá de las palabras, hechos y actitudes. Complicado, ¿o no tanto?, “latero”, ¿o todo lo contrario?.

Ciudadano, sí, esa palabra. CIUDADANO. Es decir aquel que tiene El derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bienestar público”.

Los chilenos tenemos la responsabilidad de votar un Presidente. Sí, votar, elegir. Asumir un deber cívico. ¿Por qué hacerlo?, ¿para qué?. Algunos dirán : ”todo va a seguir igual”, otros “yo soy apolítico” y los mas desesperados “esto no tiene solución”. Debemos negar categóricamente las tres anteriores. ¡Claro que todo va a seguir igual si no iniciamos un nuevo proceso social!, ¿PROCESO SOCIAL?, ¿cuál?. En principio el de nuestra conducta como ciudadanos, la personal. ¿Por qué?, porque en la medida que surge un proceso de cambio individual y éste esta basado en la reflexión que, además, nuestros conciudadanos también hacen, es en ese momento en que se dan inicio los cambios sociales. Pensemos en Polonia en los años 80, en España en los años 80, en Chile en los años 80. Nadie en su sano raciocinio puede creer que es “apolítico”, no si lo que se desea es la mejora de condiciones mínimas de dignidad social, otra cosa es que no se esté afiliado a un partido político. La política, como le oí una vez decir a Pedro Aguirre Charlín, “es el arte de generar confianza”. Ahora bien, la confianza se gana con actitudes consecuentes, paso a paso, pero también se entrega. ¿Cómo vamos a entregar esa confianza si no nos implicamos en un proceso de reforma?. El que algo tenga -o no- solución depende de la voluntad de un colectivo, no sólo de un líder, ni siquiera de quienes le siguen, sean o no “apóstoles” con carné de partido. ¡No compatriotas!, la voluntad debe recaer en el pueblo, debe emanar del pueblo y debe ser asumida por el pueblo. Si alguien quiere leer en la palabra “pueblo” una llamada tendenciosa a la rebelión de masas, les invito a cambiarla –la palabra pueblo- por CIUDADANÍA. Retomemos los conceptos, Resolución, Reflexión, análisis, Ciudadano, Consecuente, Conducta, Implicación. A estas alturas del escrito presente, los lectores deberían saber o intuir que todos estos conceptos que nos deberían llevar a votar en “conciencia social” para iniciar un proceso de verdadero cambio social implican VOLUNTAD Y SOLIDARIDAD.

Voluntad necesaria, por ejemplo, para leer el programa electoral de, al menos, nuestro candidato y no quedarnos sólo en la superficialidad de si su adversario es “FOME”, “MILLONARIO”, o “JOVEN”. Voluntad para emanciparnos del victimismo egoísta de : “está mal la cosa”, porque si “la cosa” esta mal es porque no la hemos intentado cambiar, porque permitimos que siga igual, porque preferimos buscar culpables para luego perdonarlos u olvidarnos cuando cambiamos de canal y nos embobamos viendo el “reality” o la telenovela de actualidad y nos entregamos al “pan y circo” del cual luego, cobardemente, huimos diciendo “yo sólo veo documentales”. Un amigo me dijo que en Chile no se lee porque los libros son caros. Es cierto -le dije-, pero no menos cierto que, teniendo una herramienta poderosa como Internet, prefieres usar el computador para “chatear” de lo que se vio en “Rojo”, en “Morandé con Compañía” o si tal o cual dijo no se qué de no se quién. Amigo mío de esa manera, lo que vas a cambiar es…nada, y debes ser conciente de la doble responsabilidad que tienes, una para con tus hijos que te imitan y otra para tus pares que te necesitan. Y aquí surge el otro gran concepto, Solidaridad.

Solidaridad es aquello que “se refiere al sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes. Asimismo, a lo que se refiere a los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entre sí”. No podemos exigir a otros lo que en concepto nos corresponde a nosotros. UNIDAD, INTERESES COMUNES.

Como ciudadanos chilenos nos unimos cuando nos asola una catástrofe natural, las otras catástrofes, las sociales, las del día a día, sólo cuando aparecen en televisión. Nos unimos cuando llega la Teleton, previo entretenimiento mediático de farándula. Ahí es cuando somos empaticos, pensamos en los “otros”, tal vez porque nos podría pasar a nosotros mismos. El resto del año nos interesa mas lo que nos “echan” en televisión, la “carroña” catódica.

Elegir un presidente es mucho mas que introducir una papeleta en la urna, es implicarse –no sólo el día de la votación- con Voluntad y Solidaridad por un PROYECTO COMÚN o por lo menos por un proyecto que englobe a una inmensa mayoría de los “otros” porque al fin de cuentas somos nosotros mismos. Es decir aquel proyecto que nos acerque, que sea equitativo, proporcional. El concepto de lo equitativo está, creo, por encima de la igualdad. No podemos pensar que todos somos iguales, de la misma manera que no podemos creer que nuestros problemas se van a solucionar en cuatro años. No, no es así. No si no lideramos entre todos un verdadero proceso de cambio. Para que una sociedad sea equitativa debe ser Solidaria y para ello esa sociedad debe iniciar un cambio profundo de mentalidad y la mentalidad cambia cuando el estado provee herramientas reales de cambio, las implanta, las coordina y las fiscaliza…y la ciudadanía se implica en ello.

En los debates presidenciales del año 2009 hemos asistido a una constante. Descalificaciones, epítetos de mal gusto, defensas, ataques y contraataques. Pero a existido una constante excepción.  JORGE ARRATE. Ningún candidato a osado enrostrarle. Ninguno a podido sacarle de “sus casillas” y TODOS, SIN EXCEPCIÓN, en algún momento han dicho : “ESTOY DE ACUERDO CON LO QUE HA DICHO JORGE ARRATE”, algunos lo han repetido en varias ocasiones, incluso en el mismo debate. El candidato de JUNTOS PODEMOS MAS FRENTE AMPLIO (¿no les suena a los conceptos de Ciudadano, Voluntad y Solidaridad antes mencionados?), es el único que ha defendido el debate de las ideas con mesura, reflexión, autocrítica y verdadera voluntad de aunar esfuerzos. Al único que no le he oído un concepto “paternalista” de la responsabilidad política. Propone un cambio real basado en cambios fundamentales, cambios que afectan positivamente al FUTURO de los CIUDADANOS CHILENOS, los presentes y futuros ciudadanos. ¿cuáles son algunos de éstos cambios sustanciales? :

UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, a nadie escapa que la actual es una carta magna creada en circunstancias tuteladas por una dictadura y –como tal- hecha a medida para proteger a un sector mas que para dar un marco jurídico y social digno y equitativo a una gran mayoría.

RECUPERACIÓN DE LA RIQUEZA DEL COBRE, es un tema capital porque para reducir pobreza se debe distribuir equitativamente la riqueza y proteger a ultranza los recursos minerales que Chile posee.

ASEGURAR UNA EDUCACION DE ALTA CALIDAD DESDE LA ENSEÑANZA BASICA HASTA LA UNIVERSITARIA y eso se debe –y se puede- realizar desde el gobierno. Una educación de excelencia, universal, publica y laica no es sólo “un” derecho, es ÉL derecho fundamental que una sociedad tiene junto a la SALUD y la PREVISIÓN SOCIAL. El que estos derechos estén basados en la dignidad y equidad hacen de un pueblo una sociedad justa, desarrollada y mas implicada en su presente y futuro.

Se me olvidaba. Para que una sociedad, un pueblo, un ciudadano quiera implicarse, también debe haber AUTOCRITICA en quien le pide el esfuerzo, yo he esperado de parte de la CONCERTACIÓN aún gobernante, la dosis necesaria de autocrítica y mucho me temo que ésta, NI ESTÁ, NI SE LE ESPERA.

El lector agudo me podrá preguntar : “¿por qué no apoyas a  Marco Enríquez-Ominani?”. Verán ustedes, tengo una edad similar a él, estoy de acuerdo en que mas que “díscolo” es un inconformista y eso es positivo, pero aún hay algunas materias importantes que debe aprobar. Marco sabe que en la política –como en todos los aspectos de la vida- es esencial, ¿la experiencia pensaran ustedes?, no, y no porque ésta es siempre una asignatura de aprendizaje diario. Mas  importante aún es el cómo se administra. Experiencias tenemos todos, lo esencial es la manera en que la conseguimos, la forma en que las analizamos, las  reflexiones que hacemos y FUNDAMENTALMENTE, cual es la CONDUCTA que esas experiencias nos hacen tener en la vida. Hoy francamente creo que su propuesta es mas un “puñetazo sobre la mesa”. Ahora bien, la Presidencia de la Republica no es un premio al “artista revelación”.

Alguien debe “repavimentar” las alamedas por donde una nueva generación pasee, debe haber un proyecto que realmente represente las necesidades de los chilenos. Para ello se necesita una VISION real de los reales cambios que necesita el país, una CONVICCIÓN profunda que esos cambios están por encima del propio candidato y ESTATURA MORAL para defender esos cambios. En lo que respecta a los otros dos candidatos creo que se ha generado un cruce de acusaciones que enturbian lo que es un debate. Alguien, parece ser, está mas centrado en “no perder la estatuilla”, que en iniciar un verdadero cambio institucional y de mentalidad que es lo que Chile necesita en el futuro.

Por mi parte y si pudiese estar en Chile el día de la votación, mi implicación, mi trabajo y mi voto estarían al servicio de Chile por medio de un proyecto real de cambio –en el mas amplio espectro- que nos muestre que sí somos capaces de reinventarnos.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS PROPIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s